viernes, 1 de noviembre de 2013

LA CONVERSACIÓN DE UN SIERVO

En Mateo 12:34 el Señor Jesucristo dice: “Porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Lo que sale por la boca revela lo que hay en el corazón  de la persona. Por eso el Señor Jesucristo enfatiza: “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás  condenado” (Mateo 12:37).

Efesios 4: 25 nos dice cómo debe ser nuestra conversación: “Desechando la mentira”. Un siervo del Señor Jesucristo  nunca debiera  decir ninguna cosa que sea falsa. No debiera hablar por ambos lados de la boca: diciendo una cosa a una persona y otra muy distinta a otra. El apóstol Pablo dice: “Habla la verdad cada uno con su prójimo” (Efesios 4:25). La credibilidad del líder queda destruida cuando las personas descubren la  mentira.

Efesios 4:29 dice: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca”. La manera de hablar del creyente cristiano nunca debería ser menos que pura. Es vergonzoso  es cuchar a alguien que a firma servir a Jesucristo decir palabras impías. Eso revela un corazón sucio. No hay lugar en la vida cristiana  para la comunicación corrompida o sucia. La conversación que glorifica a Dios es la “que es buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracias a los oyentes” (Efesios 4:29

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada