domingo, 15 de junio de 2014

EVIDENCIAS DE LA VENIDA DEL SEÑOR JESUCRISTO

Mateo 27: 50-53
“Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.  Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron;  y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;  y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos”. 

Este hecho nos aclara sobre los siervos de Dios, que murieron antes de la venida del Salvador (Jesucristo). Efectivamente el Señor Jesucristo vino  a rescatar lo que se había perdido, estableciendo y desarrollando un ministerio que estuviera de cara al rescate de todas las almas y a llevarse lo que le pertenece Dios Padre. Dicen las escrituras, que el Señor Jesucristo   en el momento de morir mucho santos que dormían fueron despiertos. Este acontecimiento sucede en el momento de su muerte en la Cruz. Si comparamos este hecho con la segunda venida del Señor en 1Tesalonicenses 4: 13-17.Podemos leer lo siguiente:

“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.  Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.   Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.   Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.   Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1Tesalonicenses 4: 13-17).

Otro hecho relevante que confirma como vendrá el Señor se puede leer en Hechos 1:9-11

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 
los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. 


Por otro lado, debemos entender bien  la Soberanía de Dios.  El prometió regresar a la tierra a llevarse a su iglesia; aquella novia que se ha mantenido velando cada día esperando al novio que solo  el padre sabe el día y la hora que vendrá. La convicción que debemos mantener de acuerdo a las promesas hechas por nuestro Dios es que SI VENDRA  no creyendo si estando seguros que ese hecho será una realidad  así como que el Señor Jesucristo resucito y está vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada