jueves, 14 de marzo de 2013

HUMILLACIÓN: CLAVE PARA SER ESCUCHADOS POR NUESTRO DIOS



Meditar: 2 Crónica 7:12-15


“Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mi este lugar por casa de sacrificio. Si yo cerrare los cielos, para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonare sus pecados, y sanare su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos, y atentos mis oídos, a la oración en este lugar”

La humillación es una de las claves para una oración escuchada y contestada, este es el secreto a voces, pues la Biblia no solo lo declara, sino también muestra ejemplos en los cuales esta palabra se cumple.

 Santiago 4:6 dice “Dios da gracia a los humildes y resiste a los soberbios”, el apóstol Pedro en 1° Pedro 5.6 nos declara “humillaos bajo la poderosa mano de Dios, y el os exaltara cuando fuere tiempo” Esta base bíblica esta alineada con lo que Dios le dice a Salomón acerca de la humillación, ahora te daré un ejemplo práctico y bíblico de este principio.

 En el capitulo 10 del libro de Daniel se relata un episodio que nos mostrara la importancia que Dios le da a la persona que aprende a humillarse ante la Su presencia.

Allí encontramos que Daniel, en una tremenda crisis, dispone su corazón a entender y humillarse delante de la presencia de Dios, entonces es escuchada su oración. El relato nos cuenta que el mismo ángel Miguel es enviado a Daniel y le dice “Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento. Al principio de tus ruego  fue dada la orden, y yo he venido  para enseñártela, porque tú eres muy amado”.(Daniel 9:22-23)

REFLEXIÓN:

Tú capacidad de humillarte delante de la presencia de Dios, abrirá Sus oídos, recuerda que la soberbia y la altivez te alejan de El, pero tu humillación te acerca a Dios.


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada